General

Navega 7 noches por Mediterráneo a bordo del MSC Divina desde Valencia y visitando Cerdeña – Cagliari, Marsella, Génova, Civitavecchia, Sicilia – Palermo, Cerdeña – Cagliari y Palma de Mallorca.

València, cap i casal. La capital del Turia es desde antiguo un enclave relevante de la Historia. Capital de su propia taifa y luego de su propio reino, esta urbe netamente mediterránea embelesa a todos los amantes del sol, de la fiesta y del buen comer. ¿Quién no ha oído hablar de la paella valenciana? ¿O de las míticas Fallas? Los romanos, muy listos ellos, bautizaron la ciudad como Valentia Edetanorum, haciendo referencia, precisamente, al gran valor y potencial de estos terrenos de la antigua región de Edetania, motivo por el cual en poco tiempo se convirtió en una de las más importantes ciudades del este de la Península Ibérica.

El casco histórico de Valencia, uno de los más extensos de España, refleja la importancia que ha tenido desde la Edad Media hasta hoy. La Catedral (o La Seu, como los valencianos la conocen) en sus inicios era un templo visigótico convertido en mezquita luego por los musulmanes. Aúna pinceladas de diferentes corrientes como el gótico valenciano, el románico, el barroco o el neoclásico. ¡Un monumento sin parangón! Sin parangón son también las vistas que puedes disfrutar desde El Miguelete, el campanario de la catedral. Desde allí puedes ponerte en la piel de un águila real observando la mejor panorámica de la capital valenciana a vista de pájaro.

La ciudad creció entre dos murallas: la musulmana y la cristiana. Este hecho nos ha regalado bellos monumentos como las Torres dels Serrans o las Torres de Quart, puertas de entrada a la antigua urbe. ¡Una ciudad de esta relevancia no podía escatimar en seguridad! Dentro de ella se escondían singulares rincones, palacios y recogidas plazas. Hoy en día todos ellos se mezclan con construcciones posteriores como el Mercado Central. De estilo modernista, este es lugar de reunión de todos los productos cultivados en la fértil huerta valenciana. ¡Tanto ha tenido siempre que ofrecer esta huerta que a día de hoy este mercado es uno de los más grandes de Europa! Justo enfrente puedes encontrar la Lonja de la Seda, emblema del siglo de oro valenciano (s. XV) y que fue foco de la gran actividad comercial que la ciudad ha mantenido a través de su mar. ¡Hoy en día es Patrimonio de la Humanidad, nada menos!

Todo el casco antiguo, y en especial el Barrio del Carmen, es un lugar ideal para saciar tu instinto consumista o para hacer una quedada con amigos y perderse de bar en bar, de tapeo en una terracita, catando una horchata de chufa, un zumo de sabrosas naranjas valencianas o un tinto de verano en la larga época de bonanza climática. No obstante, tienes multitud de rincones donde elegir para experimentar el placer de la gula. A la vera de la Malvarrosa, la playa por excelencia de la ciudad, o en las proximidades de los jardines del Turia, el parque urbano más largo de España… Sus 9 kilómetros de longitud discurren a lo largo de los terrenos del antiguo cauce del río.

Al final de estos jardines te encontrarás con la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un impresionante complejo cultural y de entretenimiento que con su arquitectura al más puro estilo contemporáneo te fascinará. ¡Esta pequeña ciudad es un paraíso para los amantes del saber! Incluye dentro de sus aposentos el famoso Oceanográfico, el acuario más grande de la Unión Europea. Hablando de agua, no podemos olvidarnos de la Albufera de Valencia, una extensa laguna de agua salada a la orilla del mar, en las afueras de la ciudad. Declarada Parque Natural, es un lugar inigualable para observar una romántica puesta de sol de las que hacen historia.

Valencia, una ciudad conectada con España y Europa a través de su aeropuerto, al que puedes llegar cómodamente en metro. Puente entre la Península Ibérica y el Mediterráneo y sinónimo de vida, diversión, historia y modernidad. Una ciudad cosmopolita, abierta a la tierra y al mar.
Marsella

La ciudad costera de Marsella tiene el puerto comercial más importante de Francia y del Mar Mediterráneo. Así, el Vieux-Port o puerto viejo es una visita obligada! Es la segunda ciudad más habitada del país y destaca por la variedad cultural de su población, por sus playas y su buen clima. Además, se le ha concedido el título de Capital Europea de la Cultura en 2013.

Pasea por le Panier (la zona más antigua de la ciudad) y visita la Vieille Charité, conoce sus magníficos museos y sus edificios religiosos con siglos de historia (la Catedral de Marsella, la Basílica de Notre-Dame de la Garde o L’Abbaye de Saint-Victor).
Génova

Génova se encuentra en la costa oeste de Italia, en la región de Liguria. El símbolo de la ciudad es un antiguo faro llamado la «Torre Della Lanterna» (Torre de la Linterna). Cuenta además con el acuario más grande de la Unión Europea, después del Oceanográfico de Valencia.

Qué ver:

El barrio Boccadasse: un barrio pintoresco de pescadores.
Piazza De Ferrari: situada en una de las zonas más elegantes de Génova, es el centro de la ciudad.
Iglesia de San Mateo: construida entre los siglos XII y XIII por la familia Doria. Su arquitectura es de estilo románico-gótica.
La Catedral de San Lorenzo: es uno de los monumentos más representativos de la ciudad. Reconstruida por primera vez entre los siglos XI y XII.
Puerto de Génova: es el más importante del Mediterráneo junto con el de Marsella, donde cada año atracan miles de cruceros.
Galería Nacional: situada en el Palacio Spinola (siglo XVI) y alberga muebles, decoraciones, pinturas y esculturas que la familia Spinola donó al Estado en 1958.
Vía Garibaldi: antiguamente llamada la Strada Nuova, se trata de un barrio señorial nacido a mediados del siglo XVI, donde habitaba la nobleza genovesa. En este barrio se encuentra el Palacio Blanco, construido en 1565 por Niccoló Grimaldi, el Palacio Rojo, proyectado en 1671 para la familia Brignole-Sale, y el Palacio Municipal, sede actual del Ayuntamiento.

Como curiosidad, se dice que en Génova es donde nació Cristobal Colón.
Civitavecchia

Civitavecchia es una ciudad y un municipio de la provincia de Roma en la región del centro de Italia, Lacio. Es un puerto de embarque o escala obligada de muchos cruceros para acceder a la ciudad de Roma.

Civitavecchia significa «ciudad vieja» y cuenta algunos atractivos turísticos como la pequeña catedral de San Francisco de Asís que se sitúa a la entrada del paseo peatonal, junto al tradicional mercado. También se puede visitar las Terme della Ficoncella, unas termas situadas al norte de la ciudad frecuentadas por los Civitavecchiesi y los romanos.
Sicilia – Palermo

Desde el momento en que se llega a Palermo impresiona la magnífica vista del mar en contraste con la imponente montaña que se eleva detrás. Es la mayor ciudad de Sicilia y también la más cosmopolita. Polvorientos museos se mezclan con restos de arquitectura árabe y arte barroco entre mercados bulliciosos y un tráfico caótico pero sin dejar de fascinar al viajero en ningún momento. Sus calles estrechas que se entrelazan todavía conservan el ambiente de épocas pasadas.

La mezquita árabo-normanda de San Giovanni degli Eremiti cuenta con un precioso claustro y un maravilloso jardín que la convierten en un oasis en medio de la ciudad. El Palazzo Normando alberga la Capilla Palatina, una maravilla del arte con preciosos mosaicos bizantinos azules. Junto al palazzo, se encuentra la Porta Nuova que abría la vía principal de la ciudad. En la plaza Quattro Canti, centro histórico de Palermo, convergen las dos vías principales de la ciudad, Vittorio Emanuele y Via Maqueda. A un lado de via Calatafimi, quedan las Catacumbas de los Capuchinos, en el monasterio del mismo nombre, que contienen más de 8000 cuerpos momificados. Al otro, se encuentra la Zisa un edificio normando de arquitectura árabe, residencia de los reyes normandos. La Plaza Pretoria es el punto de encuentro de los jóvenes de la ciudad y la playa de Mondello es donde los palermitanos desconectan de la vida diaria y se refrescan del calor del verano. También en invierno es preciosa. Si te apetece sumergirte en la naturaleza puedes pasear por la Reserva Natural del Cíngaro que se extiende en la parte occidental del Golfo de Castellammare, en la península de San Vito lo Capo. Descubrirás una naturaleza incontaminada con montañas imponentes, profundas entradas en la roca, pequeñas calas y cuevas. Si eres un amante del buceo submarino, aquí encontrarás esponjas, anémonas y madréporas de magníficos colores que revisten las grutas y las cuevas.

De compras
No puedes perderte el caótico y auténtico mercado de Vucciria donde los puestos de fruta, carne, especias y otros alimentos componen todo un mosaico de color y olores. Se extiende por las calles que rodean a la Piazza San Domenico. Las marionetas son un objeto clave de la tradición cultural de Palermo y un bello recuerdo que llevarse de la ciudad. En Corso Vittorio Emanuele encontrarás talleres artesanales que las fabrican. En la exclusiva Via Libertà encontrarás los mejores diseñadores y sus últimas creaciones.

Gastronomía
La cocina de Palermo es típicamente mediterránea y los ingredientes básicos son la pasta, el pescado o el aceite de oliva. Entre algunos de los platos típicos se encuentran la pasta con sardinas, la caponata de berenjenas o los involtini alla palermitana que están rellenos de piñones y queso, entre otros ingredientes.
Cerdeña – Cagliari

Hermosa ciudad, bañada por el mar, Cagliari nunca dejará de sorprenderte. Además del Museo Arqueológico Nacional, el más grande en el mundo de la civilización nurágica y también rica de colecciones fenicio-púnicas, no te pierdas el anfiteatro romano, del siglo II, la Basílica de S. Saturnino, la iglesia más antigua fundada en el siglo V y reconstruida en época románica en el distrito fortificado de Castello, que hasta la Segunda Guerra Mundial fue residencia de los nobles.
«La cumbre de Cagliari es la fortaleza: la vieja puerta, los antiguos bastiones en fina piedra arenisca de color amarillento construidos a nido de abeja. Las murallas que suben con una gran curvatura, españolas, hermosas y dramáticas»: con estas palabras de D.H. Lawrence describe esta preciosa ciudad italiana. Una ciudad que merece la pena descubrir por ti mismo.

Palma de Mallorca

Palma de Mallorca es la capital de las Baleares, la isla mayor. Todavía conserva intacto gran parte de su antiguo encanto: aún se pueden ver a los pescadores arreglar sus redes en el puerto o visitar los magníficos patios que se esconden en la capital balear y que han sido testigos de la historia de la isla. En una misma ciudad, se puede disfrutar de cinco playas diferentes así como recorrer la magnífica Bahía de Palma caminando tranquilamente a la orilla del mar.

Salidas disponibles

Reservas online en la pestaña Descripción

Valencia

ValenciaEncuentra las mejores escapadas, viajes, excursiones y alojamientos en Valencia Valencia puede ser una ciudad de tópicos: la luz, la luna, la pólvora, la paella, las flores, las fallas. Son claves para tratar de explicar lo que, en realidad, no se puede contar con palabras. Hace falta visitar y conocer Valencia para comprobar que tradiciones Leer Más

We are sorry, there are no reviews yet for this cruise.