Availability

Reservas online disponibles en la pestaña Descripción

General

El Gran Hotel La Florida es un hotel de 5 estrellas situado en la montaña del Tibidabo. Ofrece vistas espectaculares a Barcelona y al mar Mediterráneo. Alberga un bonito spa de acceso gratuito.

Las habitaciones del hotel La Florida disponen de WiFi gratuita, TV interactiva con pantalla de plasma de 37″ y baño bien iluminado con artículos de aseo L’Occitane, bañera y ducha. Algunas tienen balcón privado.

Los jardines y terrazas panorámicas del hotel La Florida cuentan con vistas. El spa de L’Occitane incluye piscina de 37 metros de acero inoxidable, tanto cubierta como exterior, bañera de hidromasaje, sauna, duchas de presión y una gran variedad de equipos de fitness.

Se proporciona servicio de traslado gratuito al centro de Barcelona 3 veces al día (ida y vuelta).

Alberga el restaurante Barcelonas, que sirve platos gourmet catalanes, españoles y mediterráneos. También hay 2 bares elegantes.

Este edificio elegante y representativo conserva su aspecto legendario de 1925, por lo que le ha sido concedida la categoría de Monumento especial.

Horta-Guinardó es una opción genial para los viajeros interesados en los monumentos, la arquitectura y pasear por la ciudad.

A los que viajan solos les encanta la ubicación — Le han puesto un 8,4 para estancias de una persona.

Este alojamiento también tiene muy buena puntuación por la mejor relación calidad-precio en Barcelona. Los clientes sacan más partido a su dinero en comparación con otros alojamientos de la misma ciudad.

Facilities

  • Aire acondicionado
  • Bar
  • Gimnasio
  • Telephone
  • WiFi

We are sorry, there are no reviews yet for this accommodation.

Barcelona

BarcelonaEncuentra las mejores escapadas, viajes, excursiones y alojamientos en Barcelona A todo el mundo le gusta la diversión y el ocio. Y en Barcelona hay diversión para todos: niños y mayores, amantes de las emociones fuertes y de la tranquilidad. Puedes pasear entre tiburones, acariciar a delfines, subirte a una montaña rusa trepidante o disfrutar

Lugares recomendados

Lugares recomendados1. Sagrada Familia. Su nombre oficial es: Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. La archiconocida iglesia de Gaudí es el más reconocido símbolo de la ciudad y uno de los edificios más populares del mundo. La fachada, la cripta y el ábside son Patrimonio de la Humanidad. Su construcción se inició en 1883 y se prevee que finalice en 2026. 2. Parque Güell. Situado en la montaña del Carmel, el original Park Güell fue un encargo del empresario Eusebi Güell al arquitecto Antoni Gaudí. Otra joya del modernismo que también fue declarada Patrimonio de la Humanidad. 3. Paseo de Gracia. El Passeig de Gràcia es una de las calles más importantes de España. Combina oferta comercial con oferta cultural, pues alberga algunos de los edificios más conocidos del modernismo: La Casa Milà (o “La Pedrera”, de Gaudí), La Casa Batlló (otra obra de Gaudí), la Casa Amatller (de Puig i Cadafalch), la Casa Lleó Morera y la Casa Fuster (ambas obra de Domènech i Montaner). Por cierto, no muy lejos, en la Diagonal, se encuentra la Casa de les Punxes (o “Casa Terrades”, también de Puig i Cadafalch). 4. La Rambla. Conocida popularmente como “Las Ramblas”, es una de las avenidas más importantes del mundo. El recorrido une l’Eixample (Ensanche) con el Casco Antiguo desde la Plaça Catalunya -centro neurálgico de la ciudad- hasta la Estatua de Colón. Por el camino son imprescindibles las visitas al Teatre Liceu y el Mercat de la Boqueria 5. Santa María del Mar. Inquietante iglesia gótica del s.XIV. Su aspecto exterior (robusto y macizo) no tiene nada que ver con su impresionante interior. Es la protagonista de la famosa novela “La Catedral del Mar” y aparece también en “El juego del Ángel”, de Carlos Ruiz Zafón. 6. Montjuïc. Este pequeño monte flanquea Barcelona por el sur y en él encontramos diversos atractivos. Un recorrido desde la Plaza España nos conduce inmediatamente a la Avenida María Cristina donde se encuentran la Fuente Mágica y el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Subiendo hacia lo más alto nos encontramos con el Pueblo Español (un microcosmos con artesanos, callejuelas, conciertos, festivales, etc. y el Anillo Olímpico. El largo paseo nos conduce finalmente al Castillo de Montjuic, donde podremos visitar el Museo Militar y obtener unas buenas vistas de Barcelona y el mar. También en Montjuïc se encuentra el famoso Pabellón Alemán (Pabellón Mies Van der Rohe), obra imprescindible del arte Moderno. 7. Torre Agbar. La Torre de “Aguas de Barcelona” se ha convertido desde su inauguración en 2005 en un símbolo de la ciudad. Este edificio de forma fálica merece una visita nocturna, pues sus 34 plantas se iluminan durante unas horas con diferentes colores gracias a los 4.000 leds instalados en la fachada. 8. Palau de la Música Catalana. Este mítico auditorio, obra de Domènech i Montaner, es Patrimonio de la Humanidad y uno de los grandes iconos del modernismo. Merece la pena buscar entradas económicas para alguno de los espectáculos que alberga para disfrutarlo a lo grande. 9. Catedral de Barcelona. Una visita al Barrio Gótico no se entiende sin esta visita, ya que es el punto de partida hacia ese ambiente medieval que se vive en sus callejuelas y plazas. 10. Camp Nou. Hoy visitamos el Coliseo de Roma; mañana visitarán estadios como éste. El FC Barcelona ofrece la posibilidad de conocer su museo y hacer un tour por el campo, aunque lo ideal, lógicamente, es asistir a un partido… preferiblemente contra el Real Madrid.

Gastronomia

GastronomiaSi hablamos de gastronomía en Barcelona, tenemos que hablar de la cocina Catalana. Catalunya es un paraíso gastronómico, donde la cocina catalana es una sabrosa mezcla de patrimonio, producto, territorio, tradición, creatividad, innovación… Todo ello, junto con un amor infinito a la cultura del buen comer hacen que descubrirla a través del paladar sea una opción muy atractiva. El patrimonio gastronómico de Catalunya se remonta a la época medieval y todavía hoy se basa en el valor del producto y del territorio; ingredientes de proximidad y de temporada que reflejan la inmensa riqueza del paisaje catalán: el mar, la montaña, la huerta, los bosques… De esa tradición nacieron recetas que hoy en día son tan populares como escudella i carn d'olla o escalivada, por citar sólo dos de una lista de platos típicos que trasladan la riqueza de productos al plato. Productos que llegan diariamente a todos los mercados y son un elemento clave en la Dieta Mediterránea, declarada Patrimonio Intangible Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Y a las exquisitas y variadas recetas tradicionales e históricas hay que sumar la cocina de autor creativa que ha puesto muchos de nuestros restaurantes en la vanguardia gastronómica mundial. Con todo este bagaje, no es de extrañar que Catalunya haya sido declarada en 2016 Región Europea de la Gastronomía. ¡Descubre la cocina catalana por ti mismo!

Historia y cultura

Historia y culturaEl origen del primer poblado en la zona de Barcelona se sitúa en torno al año 1500 a.C, aunque no fue hasta el 218 a.C cuando los romanos se establecieron en Montjuïc y ocuparon la actual Plaza de Sant Jaume. Ese fue el momento en el que se denominó a la ciudad Barcino, origen de su nombre actual. Fue invadida varias veces por hordas franco-alemanas, por visigodos y por musulmanes. Tras años de luchas de poder, los francos arrebataron a los musulmanes la ciudad y constituyeron el Condado de Barcelona. En 1137 Ramón Berenguer IV integró el condado de Barcelona a la Corona de Aragón gracias a su matrimonio con Petronila de Aragón. La expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo convirtió a Barcelona en una de las ciudades más importantes del Mediterráneo occidental. En 1249 el rey Jaime I fundó el municipio de Barcelona y la ciudad siguió floreciendo hasta el siglo siguiente cuando se vio asolada por la peste negra y las guerras. En 1469 la Corona de Castilla y de Aragón unieron sus fuerzas gracias al enlace de Fernando II de Aragón e Isabel de Castilla, los “Reyes Católicos”. A partir de entonces Barcelona desarrolló una importante industria naval militar y se benefició del poder de la Corona de Castilla. En los siglos XVII y XVIII Barcelona perdió posesiones en el Mediterráneo y padeció las Guerras de Secesión y Sucesión, en las que los catalanes apoyados por los franceses se sublevaron a la corona española debido a los altos impuestos que estaban obligados a pagar. Gracias a este enfrentamiento, los franceses se quedaron con la mitad del territorio de Cataluña al norte de los Pirineos, territorio que nunca más volvió a ser catalán. El apoyo de Cataluña a los Habsburgo en la Guerra de Sucesión provocó que Barcelona quedará en total bancarrota y el territorio catalán pasara a manos borbónicas. Una de las operaciones militares más conocidas de la Guerra de Sucesión fue el sitio de Barcelona, que concluyó el 11 de septiembre de 1714 con la derrota de Barcelona. La defensa de la ciudad y el recuerdo de los caídos se conmemoran en la fiesta oficial de Cataluña (Diada Nacional de Catalunya) el 11 de septiembre. Tras la Guerra de Sucesión el comercio con América y con el resto de la península convirtieron a Barcelona en una ciudad próspera de nuevo, con una potente industria textil. El peso de la clase obrera en la ciudad fue tal que en 1854 se dio la primera huelga general de España. Durante el Siglo XIX, y tras la Guerra de la Independencia llegó a la ciudad el ferrocarril, el derribo de las murallas y la construcción del Eixample. Esta revolución trajo a Barcelona su época más dorada tanto económica, como artística y monumental, que la llevó incluso a organizar una exposición universal en 1888. A principios del Siglo XX Barcelona desarrolló su fuerza y personalidad gracias al movimiento modernista. Arquitectos, pintores y diseñadores dejaron una huella imborrable por toda la ciudad. Esta época de gran prosperidad trajo a Barcelona en 1929 su segunda Exposición internacional. Dos años más tarde y con la proclamación de la II República, Barcelona recuperó sus competencias políticas y se promulgó su propio estatuto de Autonomía en 1932. Aunque durante la Guerra Civil Barcelona fue una de las ciudades más asediadas por acoger a multitud de republicanos y perder de nuevo todas sus competencias, también fue una de las ciudades más favorecidas gracias a la gran industrialización que se produjo, espectacular desde 1960 hasta 1975. Tras caer la dictadura del General Franco, Barcelona recuperó de nuevo la Generalitat y su autonomía. Y consiguió un gran progreso económico gracias a la entrada de España en la Unión Europea y la organización en 1992 de los Juegos Olímpicos, que le dieron fama mundial y la promocionaron como un buen destino turístico. En la actualidad, Barcelona es una ciudad moderna y cosmopolita, que cuenta con los atractivos propios de una gran ciudad para vivir y conocer: playa, buen tiempo todo el año, excelentes medios de transporte y comunicaciones con el resto del país y del mundo, monumentos y museos, ferias y convenciones internacionales y una gran oferta nocturna y gastronómica.

Leer Más