Zaragoza

Zaragoza

Things to do - general

Venga a Zaragoza, una de las principales ciudades de España. La capital de la región de Aragón está situada a orillas del río Ebro, a medio camino entre Madrid y Barcelona. Son muchos los motivos para conocer esta urbe abierta y hospitalaria. Tome nota:

2.000 años de historia. Va a encontrar un impresionante legado monumental en sus calles, ya que romanos, musulmanes, judíos y cristianos dejaron su huella en este lugar: ruinas de la civilización romana como el Circo; el Palacio de la Aljafería; iglesias de estilo mudéjar, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; joyas del barroco como la basílica del Pilar; la obra del genial Francisco de Goya… Y también, el moderno recinto de la Expo 2008. Si disfruta con el arte, Zaragoza es su destino.

Ocio: variedad de propuestas. Teatros, cines, exposiciones, conciertos, festivales, ferias… En Zaragoza le aguarda una agenda espectacular durante todo el año. La vida cultural es intensa. Compruébelo en sus calles, o en escenarios como el Auditorio, el Teatro Principal o el Palacio de Congresos de Aragón. Todas las tendencias artísticas están presentes en esta ciudad.

Gastronomía sabrosa. Deguste los platos típicos de la región y, por supuesto, participe en una de las grandes tradiciones de la ciudad como es el ir de tapas: pequeñas creaciones gastronómicas que hacen las delicias de quienes las prueban.

Una gran ciudad de compras. En Zaragoza dispone de una amplia oferta comercial para todos los gustos. Desde zonas peatonales, hasta grandes centros comerciales, sin olvidarnos de los mercadillos al aire libre. Pasee por sus calles, y sienta el movimiento y la vitalidad que desprenden.

Animación nocturna. Disfrute de la noche de Zaragoza. Bares, discotecas, pubs y terrazas abren sus puertas hasta altas horas de la madrugada. La diversión está garantizada en una ciudad con unas noches fascinantes en cualquier época del año. Lo va a comprobar cuando se adentre por sus “zonas” de marcha. Seguro que querrá repetir.

Espíritu festivo. Zaragoza es una ciudad siempre dispuesta a la fiesta. Lo va a comprobar, por ejemplo, en Semana Santa, cuyas procesiones atraen a más de cien mil visitantes cada año. Pero por encima de todo están las Fiestas del Pilar, en octubre. Participe en los actos que llenan las calles de alegría y bullicio: vaquillas, conciertos, deportes, desfiles religiosos, folclore regional…

El lujo de pasear. Pasear por Zaragoza es toda una tradición y un lujo al alcance de todos. Vístase con ropa cómoda y recorra sus calles, porque la ciudad, de distancias relativamente cortas, es una continua invitación al paseo gracias a sus bulevares, avenidas y zonas peatonales. Es, además, la mejor manera de admirar su patrimonio monumental.

Rutas y excursiones por sus alrededores. Descubra el entorno de Zaragoza, rico en paisajes, pueblos, balnearios, rutas culturales y naturaleza. Desde Fuendetodos, pueblo natal del genial pintor Francisco de Goya, hasta Calatayud, donde está el paraje natural del Monasterio de Piedra. Siga la ruta del Moncayo, el mayor monte de la provincia, a pocos kilómetros de Tarazona, ciudad mudéjar llena de arte. También le recomendamos visitar la comarca de las Cinco Villas, de aires medievales. Estas son algunas excursiones, a menos de una hora y media de viaje, que le sorprenderán.

Recomendaciones

Los pequeños, los grandes protagonistas en fiestas y celebraciones

Una de las maneras más divertidas y originales de descubrir Zaragoza durante buena parte del año es a bordo del MegaBus, un autobús turístico infantil que recorre los lugares y monumentos más emblemáticos de Zaragoza.

Súbase a este vehículo y vea cómo una divertida directora de cine explica de forma amena y sencilla a los chavales las claves para conocer la ciudad, mientras busca localizaciones para rodar su nueva película. Este servicio de autobús es gratuito para los menores de cinco años, y los billetes se venden en el mismo autobús o de forma anticipada en las oficinas de turismo de Zaragoza. La visita continúa en el entorno de la Plaza del Pilar, donde la directora pide la participación del público para rodar las primeras tomas.

Lugares recomendados

Borja posee un casco histórico reconocido como Conjunto Histórico artístico, tras pasar el arco medieval de entrada se admiran el bello convento de la Concepción, la colegiata de Santa María, su museo y notables palacios. Se mantiene su atractivo mercado semanal en la Plaza del Mercado y es de gran interés realizar un paseo urbano antes de llegar al nuevo centro dedicado a la famosa pintura del Ecce Homo.

En 15 min. por la N-122 se llega al Monasterio de Veruela. Antes habremos parado en Ambel para conocer su palacio-convento testigo del poder que ejercieron las órdenes militares. Santa María de Veruela es un magnífico ejemplo de arquitectura abacial cisterciense del s. XIII que conserva sus dependencias y bien señalizados los “Caminos del Alma”, que usaban los monjes para cumplir con sus actividades en los pueblos. En la actualidad acoge además el Museo del Vino de la D.O. Campo de Borja, y es sede también de conciertos y una interesante programación estival.

Todos estos paisajes forman parte de la enoturística “Ruta de la Garnacha” reconocida como Espacio de Interés Turístico de Aragón, donde son numerosas las bodegas visitables. Muy cerca un rosario de pequeñas localidades mantienen vivas tradiciones como los dances de Albeta y Grisel, los cipotegatos y el llamativo “Pesaje de los niños” en Lituénigo. Parada obligada es el Castillo de Trasmoz, sede de embrujos y visitas culturales.

El Parque natural del Moncayo está sembrado de caminos, recorridos, paseos micológicos, las rutas de Bécquer y senderos BTT que rodean y ascienden hasta su cumbre 2.315 m. la más alta del Sistema Ibérico. En el descenso por carretera, 15 min., nos desviaremos a Los Fayos para conocer su legendaria pared rocosa y la cueva de Caco. El fin de la ruta llega a Tarazona: Conjunto monumental y mudéjar más destacado de Aragón. Es excelente la Catedral de Santa María o su judería de calles estrechas, pasadizos y arcos bien conservados vestigio de Sefarad. Posee fotogénicas casas colgadas, el palacio arzobispal y destacan los conventos de la Magdalena, San Francisco y la Merced, además de la renacentista Casa consistorial. Su fiesta del Cipotegato, 27 agosto, fue declarada Fiesta de Interés Nacional y tiñe de rojo a vecinos, amigos y turistas. Se recomienda una visita a la recién restaurada mezquita mudéjar en el barrio de Tórtoles

image para lugares

Gastronomia

Sabores de la tierra a precios para todos los bolsillos

En Zaragoza la gastronomía es un arte. Por eso, le aseguramos que va a comer y beber más que bien. La oferta es extensa: restaurantes, bodegas y bares, desde los más sencillos y caseros hasta los más lujosos y exóticos, de influencias asiáticas.

Sólo es cuestión de elegir. En Zaragoza va a encontrar una muestra gastronómica con precios asequibles a todos los bolsillos. Por 6 €, puede comer un menú en las tascas del Casco Viejo. Y por 30 ó 40 € le esperan nuevas creaciones basadas en la fusión de aromas y sabores procedentes de distintas cocinas.

No se vaya de Zaragoza sin ir de tapas. Lo mejor es que vaya al centro: la plaza de San Miguel y las calles del entorno; el antiguo "Tubo"; la plaza de Santa Marta y la de Santa Cruz y sus adyacentes, o las callejas que transcurren junto al paseo de la Independencia, como Cinco de Marzo, Cádiz o la plaza del Carmen. En cualquier caso, no son las únicas. Deje que le recomienden, porque no se va a arrepentir. Por muy poco dinero, va a probar auténticas delicias en miniatura.

Muchas de estas tapas, así como numerosos platos, están elaborados con productos de la tierra: hortalizas y frutas de la huerta del valle del Ebro, jamón de Teruel, Ternasco de Aragón, aceite de oliva virgen extra, vinos con Denominación de Origen (Cariñena, Campo de Borja, Calatayud y Somontano)… No deje de probar comidas típicas como las migas, el pollo en chilindrón o el ternasco asado, el arroz caldoso con borrajas y almejas, o las manitas de cerdo rellenas de hongos y setas.

Y no se olvide de las terrazas. Cuando el tiempo lo permite, a partir de primavera, al caer el sol, las calles de Zaragoza se llenan de mesas y sillas, y la gente se reúne en torno a terrazas para disfrutar de un refrigerio en compañía de los amigos. Basta con que se acerque al paseo de la Independencia, la plaza de San Francisco, el paseo de Sagasta o al Parque Primo de Rivera, donde en verano hay actuaciones en directo, para darse cuenta de ello.

image gastronomia

Historia y cultura

Lo mejor para descubrir el conjunto monumental de Zaragoza es pasear por sus calles. Así va a poder sentir la riqueza de sus 2.000 años de historia.

Las murallas, templos, basílicas, palacios, casas señoriales y plazuelas de su centro antiguo son el reflejo del paso de varias civilizaciones.

Romanos, musulmanes, judíos y cristianos dejaron un legado cultural que aún hoy puede admirarse. Hay algunos monumentos y lugares que son de visita obligada. Así que olvídese del reloj y llévese la cámara de fotos. Le recomendamos que, en función del tiempo del que disponga, planifique su estancia. En cualquier caso, tome buena nota de nuestra propuesta para aprovechar al máximo un día en Zaragoza.

Puede empezar la jornada en la plaza del Pilar, junto al río Ebro. Aquí se levantan tres de los edificios emblemáticos de la ciudad: la Basílica del Pilar, un templo que es símbolo universal de Zaragoza; el Palacio de la Lonja, la construcción civil más importante del siglo XVI en Aragón, que alberga numerosas exposiciones a lo largo del año; y la catedral de San Salvador (La Seo), que es el conjunto más significativo y valioso de Aragón, en el que se reflejan tendencias artísticas medievales, renacentistas y barrocas. No olvide acercarse hasta el muro exterior de la Parroquieta que se halla en uno de los laterales de la Seo y es la obra cumbre del mudéjar zaragozano.

Antes de comer, escápese hasta el Museo del Teatro de Caesaraugusta, situado a escasos minutos a pie. Contemple cómo era el edificio más monumental y popular de la ciudad romana. Y es que son muchos los testimonios del pasado imperial de Zaragoza, como lo demuestran las murallas, el Foro, el Puerto Fluvial y las Termas Públicas, con sus respectivos museos.

Para reponer energía, nada mejor que probar algunas de las delicias gastronómicas de la tierra en cualquiera de los numerosos restaurantes que hay en el centro urbano. Puede reiniciar la ruta acudiendo al Parque Metropolitano del Agua, el gran área de recreo y pulmón de la ciudad y un auténtico museo al aire libre. Herencia de la Expo 2008, está lleno de posibilidades lúdico-deportivas y culturales: pasee por sus avenidas y disfrute de los Jardines Acuáticos, el campo de golf, la Playa Fluvial, el Teatro Arbolé... Jardín de tipo más clásico es el Parque Grande, con amplias avenidas ajardinadas, en las que va a descubrir monumentos como el dedicado al Alfonso I el Batallador o rincones como el Jardín Botánico.

image cultura

Unfortunately there are no accommodations at this location at the moment.

Unfortunately there are no tour offers at this location at the moment.

Unfortunately there are no cruise offers at this location at the moment.

Lamentablemente, no hay ofertas de alquiler de coches en este lugar en este momento.